HangOut de Alberto Santos durante el Master GIS con Python

Como buena parte de vosotros sabréis , soy Alberto Santos Estévez, propietario de la versión en español de la empresa de cursos GIS y consultoría, Geospatial Training Services.

La verdad es que nunca me había planteado hablar de mí mismo,  de mis experiencias  desde un blog de empresa. Sin embargo son ya varios clientes, colaboradores e incluso amigos los que con frecuencia se interesan por mi trayectoria profesional como autónomo dentro del sector GIS. Así que con la mejor intención,he decidido compartir ciertas experiencias y consejos con vosotros.

Llevo varios años trabajando como autónomo y he evolucionado desde ser un “falso autónomo” para una gran empresa de ingeniería  hasta poner en marcha proyectos  empresariales. Un artículo con esta temática da por tanto para muchas líneas pero para no aburriros e ir al grano voy a dividir el artículo en unos cuantos apartados concretos:

  • Foto “HangOut de Alberto Santos durante el Master GIS con Python”
  • ¿Por qué empecé como autónomo GIS?
  • Algunos consejos prácticos
  • Burocracia pura y dura
  • Ventajas e inconvenientes

¿Por qué empecé como autónomo GIS?

  • No fue por necesidad,como ocurre en muchos casos hoy en día. Por aquel entonces, en España teníamos una a situación a nivel de empleo que era envidiable. Era el 2008, en Septiembre. ¿Os suena la fecha? Sí, por aquel entonces los nubarrones ya aparecían en el horizonte y Lehman Brothers caía con estrépito. Se veía venir la tormenta pero no estábamos demasiado al tanto. Yo vi venir tiempos revueltos y preferí optar por depender de mis recursos para capear el temporal en lugar de agarrarme a una gran empresa cuya capacidad para sortear la crisis era, al menos desde mi punto de vista, dudosa. Muchos me lo discutieron, me argumentaron que con la que se avecinaba era una locura, otros me auguraban muchas posibilidades dentro de la empresa pero yo no albergaba ninguna duda.

A esta primera motivación de autosuficiencia se unieron otras igualmente intensas: las ganas de aprender; las ganas de lanzar proyectos en los que yo creyera al 100 % y las de evitar los rematadamente incómodos “mamoneos” de las empresas.

  • Ganas de aprender: Sin duda no hay mejor forma de aprender que enfrentarse uno solo a proyectos complejos. Por descontado que se puedeaprender siendo un empleado y trabajando en equipo, pero yo particularmente saco mucho más partido de mis capacidades si me pongo un punto de presión. Por otro lado, trabajar como autónomo implica tener que aprender disciplinas nuevas. Conviene aprender a auto-organizarse adecuadamente, conceptos financieros básicos, legales y cómo no, fiscales.
  • Ganas de lanzar proyectos en los que yo creyera al 100 % . Cuando se trabaja para otros y sobre todo en empresas y departamentos que tienen su propio modelo de negocio muy marcado, se hace complicado desplegar ideas o cubrir inquietudes  que no tengan nada que ver con este modelo de negocio. En mi caso no pasaba un día sin que se me ocurriera una forma nueva de abordar un proceso, una oportunidad de colaborar con otras empresas que me pareciera interesante, una nueva línea de negocio a la que le veía muchas posibilidades. Esto chocaba directamente con los intereses de la empresa o con una mentalidad algo encorsetada. No pretendo con esto criticar a la empresa, cambiar la mentalidad de una gran empresa con mucha inercia es complicado. Alguien, que por cierto tiene una brillante carrera profesional, me llegó a decir, “Lástima Alberto que seas Ingeniero Técnico y no superior”. Frases como esta son más que motivadoras para lanzarse…no al cuello del jefe, sino a trabajar por cuenta propia.
  • Evitar los mamoneos: Basándome en mi experiencia,  en departamentos de empresas grandes con profesionales que llevan muchos años trabajando se crean una serie de dinámicas negativas basadas en relaciones de poder anquilosadas que son, como poco,  deprimentes.  El mejor no gana, gana el que mejor se posiciona. Esto implica dedicar parte de tu tiempo a estar al tanto de quién mueve ficha para “mover tu silla”. Yo no valgo para pelearme con nadie para hacer mi trabajo. Me parece una soberana pérdida de tiempo y además es Muy Feo.

Cada uno encuentra sus propios motivos para dar un cambio de esta naturaleza en su estado profesional. Sin embargo en la mayoría de los casos hay una serie de motivaciones que son comunes.

Como veo que me estoy extendiendo demasiado creo que los siguientes puntos de mi explicación:  Consejos prácticos, Trámites burocráticos y Ventajas e inconvenientes, los voy a dejar para otras entradas.

¿Alguno de vosotros está o ha estado en una situación similar a ésta? Dejadme vuestra opinión. Seguro que podremos ayudar a todos aquellos que están pensando en dar el salto.